Archive | series RSS feed for this section

Traducción y cine… ¿una hermosa amistad? (II)

14 Sep

Buenos días y feliz viernes a todos que, además, es mi cumpleaños ;-)

Hace unas semanas escribí una entrada sobre traductores e intérpretes en el cine y en la televisión y he pensado continuarla y ampliarla con algunos títulos que me habéis comentado y con otros que he encontrado en este libro que me recomendó Cristina Vidal.

En primer lugar, ¿cómo olvidarnos de uno de los intérpretes más preparados de la historia del cine? El androide de protocolo C-3PO de la saga de Star Wars hablaba más de ¡seis millones de idiomas! A más de uno nos daba mucha envidia.

Aunque no eran protagonistas, podemos recordar que sí aparecían intérpretes en estas películas:

The Great Dictator, en la que Adenoid Hynkel pronunciaba un extenso y gutural discurso que después era interpretado de forma consecutiva y a modo de voice-over con la frase: “The Führer has just said that yesterday Tomania was down but today she has risen”.

En Lost in Translation Bob Harris (Bill Murray) también necesitaba un intérprete durante su estancia en Japón para grabar un anuncio.

En cuanto a vuestras aportaciones:

En la teleserie de TV3 Porca Misèria, una de las protagonistas trabajaba como traductora-intérprete en una empresa. (Gracias, Malen)

En Anthony Zimmer, cuya versión norteamericana cinco años después fue The Touristel protagonista comentaba en un tren que era traductor y que viajar en primera era su único lujo.

Por otro lado, en De Vrais Mensonges, uno de los protagonistas era intérprete. (Gracias, Georgina)

Bueno, y para desearos un buen fin de semana y despedirme con algo de humor, ¿recordáis la escena en la que Groucho ejercía como intérprete entre los aviadores y la delegación oficial en A Night at the Opera? La única consecuencia posible era la guerra…

Ya tenemos unas cuantas, ¿se os ocurren más?

Traducción y cine… ¿una hermosa amistad?

2 Sep

Tras un verano bastante accidentado he vuelto al blog para compartir con vosotros algunas de las cosas que me rondan la cabeza. Esta entrada, en concreto, surge a partir de haber visto de nuevo la maravillosa película Roma de Adolfo Aristarain ayer por la noche. Sin desmontar demasiado el argumento, se trata de un escritor en crisis que escribe con la ayuda de un joven corrector la historia de su vida. La acción se traslada entonces a modo de retrospectiva a su Buenos Aires natal en donde nos cuentan que el protagonista asistió a una escuela bilingüe porque su padre pensaba que era darle un arma con la que poder enfrentarse a las vicisitudes vida. De hecho, el protagonista empieza siendo traductor y profesor de inglés hasta llegar, finalmente, a ser escritor. Curiosamente, en una de las escenas, el tío del protagonista discute con la madre, desesperado, porque piensa que su sobrino debería buscar una profesión de provecho. Más tarde, ya en España, la editorial para la que trabaja le pide que escriba en “castizo” y no en “porteño”.

Al ver de nuevo la película y encontrar retratada la figura de un traductor, me acordé de un libro de mi padre sobre medicina y cine, y me puse a pensar en qué otras películas y series en las que aparecían traductores e intérpretes, así como el tratamiento que se les daba a los mismos.

La primera que me vino a la cabeza es española y contaba con la participación de una joven y nada “hollywoodiense” Penélope Cruz en el papel de una intérprete de italiano. Se llamaba Todo es mentira y lo que no es mentira es que “Pe” habla italiano, entre otros idiomas. La cinta vio la luz en 1994 y recuerdo que me pareció muy glamuroso aquello de verla interpretando en una especie de rueda de prensa, “en vivo y en directo”.

Cambiando a la pequeña pantalla, recuerdo que en la teleserie Abuela de verano me llamó la atención escuchar a uno de los nietos de la protagonista decir que su madre “se dejaba las pestañas traduciendo libros”. No está mal la descripción, la verdad.

Bueno, y no hace falta decir mucho más de la película que tanto daño hizo a la dura profesión de la interpretación. En La intérprete (The Interpreter) Nicole Kidman daba vida a una mujer de origen africano que era intérprete de la ONU y que se veía en medio de un enorme conflicto político internacional con amenazas de muerte de por medio. Nunca me he dedicado a la interpretación, pero fue muy criticada en el sector.

A todo esto, cómo olvidarnos del glamour que Audrey le dio a la profesión de intérprete en Charada (Charade).

Hasta aquí las películas y series con traductores e intérpretes que me vienen a la cabeza. Si queréis conocer más sobre el tema, os recomiendo la entrada Los traductores-intérpretes en el cine de Aida González que he descubierto mientras escribía la mía.

Antes de irme, os dejo con varias preguntas. La primera, ¿recordáis otras apariciones de traductores/intérpretes en el cine o la televisión? Y, una más, ¿qué os parece la relación de la profesión con el celuloide y la pequeña pantalla?