Cómo funciona un quiosco

Muchas personas tienen por costumbre parar en un quiosco para comprar el diario, una revista, golosinas, tebeos, cromos y muchas cosas más. Pero ¿te has preguntado alguna vez cómo funciona un quiosco? ¿Cómo llegan los periódicos cada mañana? Te lo vamos a explicar a continuación con todo detalle:

Cómo funciona un quioscoEl quiosco de periódicos visto de lejos parece una gran mancha coloreada, pero de cerca rebosa publicaciones de todas clases. Hay unas que son los periódicos, que como su nombre indica, salen cada día, con noti­cias recientes referentes a la política, los acon­tecimientos nacionales y extranjeros, crónicas de la ciudad, del deporte y de los espectácu­los.

Un periódico es fruto del trabajo de muchas personas: el que lo dirige es el director, el redactor jefe organiza el trabajo, los redacto­res cuidan de escribir las diferentes páginas, los enviados especiales viajan por el mundo, los cronistas cuentan las informaciones de la ciudad, los corresponsales envían noticias de sus países respectivos, los fotógrafos…

Todos esos periodistas participan en la preparación del periódico y lo envían a la imprenta, don­de un ejército de tipógrafos se apresura a im­primirlo lo más rápidamente posible. En efec­to, el trabajo en un periódico debe hacerse deprisa.

Es preciso publicar la noticia de úl­tima hora; hay que hacer llegar a tiempo los periódicos empaquetados antes de la partida de los trenes para otras ciudades; conviene salir antes que los demás periódicos y con no­ticias más interesantes y más recientes, porque la venta del periódico depende de la curiosi­dad de los lectores y no sólo de su deseo de estar siempre enterados.

Los periódicos de la tarde sobre todo, destacan las noticias sensa­cionales, anunciadas en muchos países por las calles a grandes voces por los vendedores. Cada noticia se destaca mediante un título adecuado con un espacio proporcionado a su importancia: desde unas pocas líneas a una página entera.

La noticia debe ser siempre completa con todos los detalles necesarios. Quién ha realizado algo importante, dónde, cuándo, cómo lo ha llevado a cabo y por qué; son las preguntas a las que todo buen perio­dista debe siempre contestar.

En los quioscos, además de los periódicos también hay otras publicaciones que aparecen a intervalos re­gulares. Los semanarios, por lo general, publi­can muchas fotografías; tratan de actualida­des, deporte, cinematografía, televisión, discografía, modas y decoración.

Venden además revistas: políticas, científicas, artísticas, literarias y técnicas. Se encuentran también enciclopedias en fascículos e incluso libros y novelas.

Finalmente en el quiosco se exhiben tebeos y publicaciones infantiles. Los primeros contienen sólo dibujos con per­sonajes divertidos o con protagonistas de aven­turas que continúan sus hazañas en números sucesivos.

Para expresar lo que hablan los persona­jes, el dibujante se vale de palabras que hace salir de la boca de aquellos. Es un re­curso corriente y muy vivo de contar una historia, que si bien nos divierte no debemos tomar demasiado en serio, sobre todo en las increíbles hazañas de ciertos héroes tales como Superman, El caballero del antifaz, el Zorro, etcétera.

Las publicaciones infantiles además de algu­nas páginas de carácter periodístico, ofrecen juegos y concursos, correspondencia con los lectores, construcciones, deportes, motores, noticias y narraciones.

No todo lo que se edita es sincero, ni todo es bueno. Quien lee debe saber reflexionar y juzgar con criterio propio, incluso un mu­chacho.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinteresttumblrmail

Deja tu pregunta o comentario :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *