What’s Up, Doc? Consejos para (futuros) doctorandos (II)

5 Apr

Como vi que la entrada se estaba extendiendo mucho, decidí dejar esta segunda para elaborar una lista con diez consejos (porque si no me enrollaría más que las persianas), para los que estáis barajando la posibilidad de empezar un doctorado, o para aquellos que ya os hayáis lanzado a la piscina y estéis algo perdidos.

Un poco de humor para empezar…

Y ahora… diez consejos para (futuros) doctorandos:

1. Piénsatelo bien antes de empezar un doctorado y antes de seguir leyendo, jeje. Ya os comenté que, aunque estemos en tiempos de crisis, un doctorado no es la panacea y no os va a solucionar la papeleta. Un doctorado tiene sentido si estáis pensando hacer carrera académica o si tenéis ganas de seguir profundizando en la parte teórica y de investigación en traducción, y  es una gran satisfacción personal. Además, nadie va a tirar de ti y, aunque tengas apoyos, la mayor parte depende de ti.

2. La elección del director de tesis es clave. Primero, es importante que sea experto en el campo de estudio, pero a veces es más importante la relación que tengamos con él/ella. Aunque no sea el que más sepa del tema, pensad que es importante que podáis trabajar juntos. Van a ser muuuchas horas de trabajo y está claro que tenéis que estar seguros de que estará ahí para vosotros cuando lo/la necesitéis.

3. La elección del tema debe responder a tus gustos e inquietudes. Está claro que debes dejarte aconsejar, pero a veces nos dejamos llevar porque estamos indecisos y no se nos ocurre un tema, y podemos acabar investigando sobre algo que no nos gusta. No caigáis en eso. Con todo el trabajo que vais a hacer, merece la pena que se trate de un tema que, si no os apasiona, al menos os guste lo suficiente como para dedicarle vuestro tiempo y energía.

4. Ponte plazos. Como buenos traductores, estamos acostumbrados a los plazos. Pedidle al director que os marque plazos y, si no, poneos los plazos vosotros mismos. Si os dedicáis a varias cosas a la vez es fácil dejar un poco de lado el proceso de investigación, y es importante no abandonarlo. Además, tened en cuenta que la idea de muchas tesis es investigar sobre un tema novedoso, ser pioneros en algo. Si dejáis pasar el tiempo, hay cosas que pueden quedarse desfasadas, obsoletas, y esto, además de ser muy frustrante, os retrasará más.

5. Empieza a publicar y a asistir a congresos desde el principio. El acceso al mundo académico y a las publicaciones y ponencias debe empezar cuanto antes y, además, si empezáis pronto es mucho más fácil. Si hacéis buenos trabajos en las asignaturas del máster (o en las de los cursos de docencia si seguís en el plan antiguo), no dudéis en buscar revistas u otros medios en los que podáis publicarlos en forma de artículos.

6. Aprende a leer. Parece una tontería y quizá penséis que es algo muy obvio, pero es necesario aprender a leer y a ir más allá de las palabras. Tendréis que procesar mucha información, y probablemente en varios idiomas, así que veréis que esto es un punto importante.

7. No escribas por escribir, sé metódico y ordenado. Yo soy la primera que a veces me lanzaba a escribir cosas que se me pasaban por la cabeza sobre el tema, sin orden ni concierto. No os lo recomiendo. Es mejor hacerse un esquema e intentar seguirlo, porque luego es mucho más fácil ordenar las ideas y que todo tenga más sentido.

8. Pierde la vergüenza. Otra cosa muy importante. Tendréis que estar preparados para “molestar”. Sí, molestar al tutor, a otros expertos en el tema, a otros traductores… Incluso a alguien que le eche un vistazo y os corrija las erratas que vosotros, por haber leído el texto un millón de veces, ya no podéis ni percibir.

9. No te quedes con la duda. La tesis termina siendo un trabajo largo (y un poco denso, jeje), y algo de lo que dudasteis en un momento (una fecha, un autor, un nombre, una duda ortográfica…) puede quedárse ahí para siempre si os entra la pereza o si lo dejáis para otro momento. Comprobad, buscad, cambiad. Como buenos traductores, nunca os quedéis con la duda.

10. No tires la toalla. A lo largo del camino os encontraréis muchos obstáculos. Habrá días malos donde queráis dejarlo, sin duda. Tendréis que levantaros una y mil veces y recordar por qué estáis haciendo un doctorado, qué narices es lo que os impulsó a meteros en este lío. Tened preparadas varias respuestas y varios gritos de ánimo, jeje, porque tendréis que hacer esfuerzos para seguir adelante. Desde fuera y sin la presión de aquellos momentos os digo que al final merecerá la pena.

Termino la entrada con un par de recomendaciones que tomo prestadas de la “Versatile Blogger Award” del blog “Traducción e investigación” de Judith Carrera (¡gracias por la nominación y enhorabuena por tu blog! ¡Ánimo con tu doctorado!).

¡Ojalá los hubiera conocido antes!

Mucho ánimo a todos/as y, sobre todo, no dejéis de investigar.

8 Responses to “What’s Up, Doc? Consejos para (futuros) doctorandos (II)”

  1. Olli 05/04/2012 at 03:05 #

    ¿Puedo añadir algo a esta entrada tan completa y tan bien escrita? :D “Sé diplomático”. A mí es lo que más me cuesta. Como hago el doctorado por gusto y no es, en principio, lo que me va a dar de comer, no me enfrento a ese límite que tienen muchos de no decir lo que piensan sobre tal o cual por no ofender al catedrático o a la vaca sagrada de turno. Para mí, una de las principales fuentes de desmotivación ha sido tener a algunos profesores que eran terribles a nivel humano y a nivel investigador (¿por qué tenemos que estudiar teorías de hace 50 años? ¡la traductología es el horror, agrrr!). Vamos, que tiendo a decir lo que pienso y eso a veces te mete en unos problemas curiosos por la complejidad humana del mundo universitario español :D.

    • Carla 05/04/2012 at 03:40 #

      Muy buen consejo, Olli. Como yo también lo hice por placer y no dentro de un departamento, te entiendo perfectamente. Es más, y sin ánimo de desmotivar a la gente, uno de mis mayores “chascos” con el doctorado fue ver cómo algunos profesores te siguen tratando a la altura del betún a pesar de haber llegado hasta ahí. No sé, siempre pensé que después de la carrera, y puesto que te has metido en ese lío, los profesores te tratarían de igual a igual, pero es verdad que algunos tienen la razón absoluta, e inmunidad por encima de todo. Lo bueno es que muchos no son así. Pues sí, “sé diplomático… y muérdete la lengua” ;-)
      Un saludo y gracias por tu interesante comentario y aportación.
      Carla

  2. Judith Carrera 19/04/2012 at 06:30 #

    En primer lugar, Carla, gracias por mencionar mi blog. Había pensado en escribir un decálogo similar, pero creo que seguiré aplazándolo indefinidamente, jeje.
    Como comemta Oliver, ser diplomático es importante, pero tampoco hay que dejarse avasallar, digo yo.
    En cuanto a lo de escribir por escribir, no es tan mala idea. A mí me ha venido bien para superar mis bloqueos (que han sido unos cuantos). Supongo que es muy importante aprender cuál es tu estilo de escritura para saber cómo enfrentarse a los problemas que te surjan. A mí me ayudó el libro Escribir y comunicarse en contextos científicos y académicos http://books.google.es/books?id=D150ZHoztwkC&dq=%22hablar+y+comunicarse+en+contextos+cient%C3%ADficos&hl=es&source=gbs_navlinks_s
    Un saludo y a seguir escribiendo entradas tan estupendas.

  3. Eva 01/09/2012 at 11:40 #

    Hola, Carla:
    He leído tus comentarios y me parecen muy interesantes, así que les voy a dar un poco de difusión a través de Twitter y Facebook.
    Un cordial saludo y… ¿acabaste ya el doctorado?
    Yo estoy en ello.
    Ánimo para todos,
    Eva

    • Carla 01/09/2012 at 13:05 #

      Hola Eva:

      Me alegro, y puedes darles toda la difusión que quieras.

      Sí, leí la tesis en diciembre de 2010. ¡Ánimo con la tuya!

      Carla

      • Carla 01/09/2012 at 13:10 #

        Por cierto, ojalá hubiera leído tu blog antes de escribir la tesis. Yo estaba perdidísima y me habría venido de perlas. Es muy interesante todo lo que comentas sobre la extensión, cuándo empezar a escribir, etc. ¿Sobre qué es tu tesis?

  4. Eva 01/09/2012 at 11:49 #

    Perdona, carla, ya he visto que defendiste en 2010. ¡Enhorabuena!

    • Carla 01/09/2012 at 13:06 #

      Jajaja, sí. La verdad es que acabarlo es todo un alivio. Ya lo verás.

      Un saludo,

      Carla

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>